Monday, June 16, 2008

UN ESCULTOR Y UN HÉROE
(correspondencia inédita)
Por Asturquín

Rozaba ya el medio siglo de vida D. Mariano Benlliure, cuando sucedían los hechos de Melilla y surgiera el hecho heroico, patrocinado por el Cabo Noval. El escultor y el héroe, iban a estar unidos en el tiempo, a través de la magnífica escultura, erigida en los jardines del Palacio de Oriente.
Entre el Director de la Academia, Museo de Infantería, y el escultor Benlliure, con motivo de la erección del monumento en honor al Cabo Noval, en los jardines que hoy llevan su nombre, se generó una serie de correspondencia, demostrando, en cuantas ocasiones se le presentaba, el amor que tenía hacia el Ejército, y refleja, con la expresión emocionada en las letras de sus cartas, que hoy se encuentran depositadas, en los archivos del Museo del Ejército.
Fue galardonado, en muchas ocasiones, recibiendo innumerables premios y condecoraciones; entre ellas con la Gran Cruz del Mérito Militar, siendo socio de honor del Centro Cultural del Ejército y la Armada.
La idea de dejar para la posteridad y ejemplo de valor, para las futuras generaciones, aquella gesta tan honrosa, debía ser plasmada en una escultura en bronce y eso fue la obra del mejor escultor, D. Mariano Benlliure.
No he podido averiguar, el monto económico que alcanzó el valor del monumento, tampoco tiene la menor importancia, pero, para completar lo que faltaba, la Marquesa de Esquilache organizó una fiesta en su palacio y D. Mariano puso el broche económico, al pagar de su bolsillo las 5000 pesetas finales.
No solamente contribuye con el gesto económico, sino que, D. Mariano va a poner, también su corazón, en la realización de esta bella obra. Queda constancia de ello, en la carta que, con una letra exquisita, apropiada a un pensamiento noble, se refleja, en el momento de escribirla, brotando desde lo mas profundo de sus sentimientos, cuando se dirigía al Sr, Coronel Director de la Academia de Infantería y Museo del Alcázar de Toledo, Cuna de la Infantería Española.
Mariano Benlliure
Sr. D. José Villalba. Director del Parque de Infantería
Muy distinguido Sr. mío:
Con verdadero gusto he leído su sentida, elocuente y patriótica carta; ante todo agradezco a V. infinito los elogios que en ella tiene la bondad de dedicarme y que agradezco infinito por ser de persona tan grata y de tanta respetabilidad como la suya e inspirados por causa tan hermosa y que honra a todos los que por ella colaboren.
Siempre fue mi deseo el poder unir mi nombre por medio de una obra mia al de uno de tantos héroes que dieron su vida por nuestra querida patria.
Cuente V. con el proyecto del monumento que estoy ejecutando en honor del cabo Noval el que simbolizará al propio tiempo la virilidad y gallardía de nuestro soldado.
También prometo a V. ceder a ese Museo una reproducción del busto que estoy haciendo de nuestro inolvidable e insigne literato el malogrado y querido amigo Ibañez Marín.
Muy favorecido en que acepten estas mis modestas obras y con el mayor gusto se ofrece de V. muy atº y s .s. q. b. s. m.
Mariano Benlliure. Villalba 26 –3 - 910
En Septiembre del año 1911, el Director del Museo del Alcázar, le reiteraba a D. Mariano la carta siguiente, después del ofrecimiento de D. Mariano, a realizar la escultura del Cabo Noval, según se desprende de su lectura, en el mes de Marzo de este mismo año.
12 Septiembre 911. Sr. D. Mariano Benlliure
Muy distinguido Sr. mío:
Cuando a instancias mías, dirigidas en marzo del año pasado, tuvo V. La atención de corresponder ofreciéndome para el Museo de Infantería el proyecto de monumento del Cabo Noval y una reproducción del busto de Ibañez Marín que por entonces se hallaba V. efectuando, acepté entusiasmado su generoso y patriótico desprendimiento.
Como supongo terminadas ya ambos modelos, y aumentan mis deseos de culminar el ingenio que les produjo y con ellos, mantener vivo el recuerdo de ambos héroes en los alumnos que bajo mi dirección se educan y en cuantas personas acuden a visitar el Alcázar; ahora que dispongo del amplio local exigido por el constante crecimiento de este Museo, reitero a Vd. Mi anterior súplica, si mi instancia no le fuese molesta
Se repite de V. ferviente admirador y atento. s. s. q. b. s. m.
Tampoco la carta anterior y otra posterior, fue contestada, y por ello, se insiste al escultor, pero esta vez no le escribe directamente el Coronel Director de la Academia, es su ayudante D. Hilario García, quien expone su pensamiento en los siguientes términos:
Sr. D. Mariano Benlliure
Muy Sr. mio y de toda consideración:
El Cr. Villalba Dr., de este Museo y Academia de Infantería, que se dirigió a V. con fecha 2 de Octubre último, me encarga le escriba a V. y le reitere lo que en su carta le interesaba, pues aun cuando comprende, que los infinitos trabajos que constantemente solicitan su ejecución, no le dejarán tiempo para contestar, bien se hubiese extraviado la carta que le mandó a V, a Villalba, punto en que residía Vd. el año pasado por igual fecha. Por si hubiese ocurrido esto, le adjunto a Vd. copia de dicha carta, rogándole a la vez que no le moleste nuestra insistencia, impertinencia tal vez, en pedirle objeto, que por ser obra de sus manos, tanto han de honrar este Museo de la valerosa Infantería. 20 Octubre 911.
Hilario García.
D. Mariano Benlliure, dirige la siguiente carta, en el mes de Octubre de 1911, al Director de la Academia y Museo de Infantería del Alcázar, excusándose por la tardanza en la entrega del boceto escultórico:
Mariano Benlliure Abascal 2 (Estudio) Madrid
Excmo. Sr. Coronel Villalba
Mi respetado amigo
Perdón sino he contestado antes a su atenta carta, créame que no ha sido por falta de gusto sino de tiempo que mandé a la Exposición de Roma me retrasara lo que tenía encargado y ahora para recuperar aquellos meses tengo que trabajar día y noche.
Justamente una de las obras que tengo entre manos y que muy pronto terminaré el monumento al soldado español, encarnado en el heroico Cabo Noval.
En cuanto lo termine, cumpliré gustoso mi promesa, enviando a esa gloriosa Academia, el boceto de dicho monumento, así como el busto del malogrado e lustre amigo, el Teniente Coronel Ibañez Marin.
Repitiendo mis excusas, por la demora en contestar con el mayor gusto se reitera muy suyo, afctmo amigo s. s. q. b. s. m.
Mariano Benlliure. Madrid 22 Octubre 1911
La carta que se presenta a continuación, fue escrita por el Director del Museo de Infantería del Alcázar, para al genial escultor, días después de ser inaugurado el monumento.
Sr. D. Mariano Benlliure
Muy distinguido Sr. mío:
Con el aplauso entusiasta de todo el Ejército, en alabanza a su preclaro ingenio, con motivo de la creación del hermoso monumento al Cabo Noval, hacemos llegar al Maestro, confundido entre los de tantos y tan fervorosos admiradores.
En su hermosa producción, además del tributo esplendoroso del arte, vemos nosotros, los que vestimos el honroso uniforme de Infantería, un homenaje rendido a las glorias militares; por eso el Ejército admira en su prestigiosa labor, al artífice mas sublime de su dorada leyenda.
A esas pruebas que Vd, nos da, asociando en poética inspiración la sublimidad del sacrificio con el soplo venturoso del genio, este Museo recibió otra de su generosidad, al ofrecer a su antecesor en el mando, el Coronel D. José Villalba el boceto del referido monumento; ofrecimiento que me apresuro a recoger y aceptar orgulloso, rogándole nos lo remita tan pronto como pueda, en nuestro afán de ver y procurar que vean las generaciones, que aquí se educan, la virilidad y gallardía de nuestro soldado.Aprovecho gustoso esta ocasión para ofrecerle el testimonio de su afecto y admiración su attº, y s. s. q. b. s. m
Toledo Junio 1912.
Carta dirigida a D. Mariano, desde la Academia de Infantería y Museo del Alcázar de Toledo.
23 de Junio 1912. Sr. D. Mariano Benlliure
Muy distinguido Sr. mío y de toda consideración
Contesto, lleno de satisfacción su entusiasta carta del 22, en la que me participa el próximo boceto del monumento al Cabo Noval.
Este juntamente con el del Teniente Ruiz, obra también de su inspirado ingenio, que el infortunado Ibañez Marín nos donó, serán una prueba super abundante de su amor al Ejército y la representación perenne de dos gloriosos hechos cuyas históricas páginas servirán de ejemplo y estimulo a los que abrazarán la honrosa carrera de las armas.
Se complace en reiterarle su agradecimiento su entusiasta admirador y afmo. amigo q. b. s. m.
No parece que fuese contestada de momento por el escultor y, ello se desprende, por la nota que aparece, al pie de la misma, también manuscrita, con fecha de 16 de Octubre de 1912 y que dice “se reitera la petición, recordándole el ofrecimiento”.
En la siguiente carta, D. Mariano contesta a la anterior, y le comunica el envió a la Academia de Infantería, del boceto de la escultura del Cabo Noval
Mariano Benlliure. Studio. Abascal y Zurbano 60 Madrid
Sr. Don. Hilario González
Muy distinguido Sr, mío:
Con sumo gusto contesto a su amabilisima carta 16, del corriente, y tengo la satisfacción de comunicarle el envío del boceto del monumento al cabo Noval que prometí y me honró aceptarlo el director de esa Academia. Como digo ya esta embalado y mañana haré la expedición cuyo talón incluiré a Vd. en otra carta. Perdón por la demora involuntaria y con este motivo se ofrece de Vd. muy attmte s. s. q. b. s. m.
Mariano Benlliure. Madrid 22 Octubre 1912.
Esta correspondencia, surgió entre las dos personalidades, a raíz de la realización, del boceto al monumento, y entre la documentación que, sobre el mismo, se encuentra el los archivos del Museo del Ejército, está la ficha correspondiente a tal obra escultórica.
Dice de ella:
Sobre un pedestal con escenas bélicas en alto relieve, la estatua del Cabo, de cuerpo entero, de pie, en actitud de avanzar; uniformado, con capote, correaje y cartucheras con gorra y siroquera, con la mano derecha sujeta el fusil, que apoya en el hombro. Tras él, una figura femenina, símbolo de la Victoria, sujeta una gran bandera, símbolo de la Patria, que cobija al Soldado.
"En el fondo, aunque se trataba del monumento a un personaje concreto, era el homenaje al sufrido soldado español surgido del pueblo, sin duda de las clases rurales ajuzgar por los aperos de labranza que aparecen a sus pies y que Benlliure weacogió premeditadamente" (Benlliure y el Ejército. P.100)
Fue su fundidor, por encargo del escultor Benlliure, Eduardo Capa y empleó una técnica de modelado fundido y cincelado, llevado a cabo en los talleres de fundición de Arganda del Rey.

Como colofón, una frase suya:
Siempre fue mi deseo, el poder, unir mi nombre, por medio de una obra mía, al de uno de tantos héroes, que dieron su vida por nuestra querida Patria. Benlliure
FIN

1 comment:

Vladimir Terán said...

Otro detalle del célebre Benlliure:

http://vladimirteran.blogspot.com/2008/09/mito-la-llama-de-san-martn.html

Saludos