Thursday, June 04, 2009

LA PUERTA DE TRES CANTOS Y LOS HITOS

REAL SITIO DE EL PARDO Y VIÑUELAS

Marcos Mayorga Noval


Todos los pueblos han tomado nombre bebiendo de distintas fuentes. El Municipio de Tres Cantos no podía ser menos, tomando el nombre de una tierra perteneciente a la jurisdicción de Colmenar Viejo de tiempos inmemoriales. Tres Cantos aparece en los planos más antiguos, al menos de los que tengo conocimiento, dando nombre a una puerta o portillera de las diversas que se mandaron construir cuando se decidió poner puertas al campo denominado Monte del Pardo, zona de cacería real, a la que se dotó también de una serie de casa para guardas en sus límites.
Pero ¿Porqué Tres Cantos? La respuesta está en los tres hitos, a los que la voz popular denominaba cantos que estaban colocados, precisamente, en las proximidades de la citada puerta, naturalmente construida posteriormente, y que señalaban límites de jurisdicciones. Debían de ser bastante característicos cuando se designó a las tierras de su alrededor como tierras de los tres cantos, en alusión a estos tres hitos o mojones. Debían tener ciertas características especiales.
No cabe duda que existieron aquellos tres mojones característicos como para que se fijaran en ellos como referencia y dado que evidentemente mojones se habían colocado en diferentes lugares no llegaron a permanecer en el tiempo su recuerdo. Pero ¿Qué había sido de ellos? Indudablemente piezas de alguna manera con características peculiares iban a retirarse puesto que desaparecidas, lo más probable es que fueran a formar parte de alguna edificación o para otros diferentes usos. Se atestiguan en una cédula de Felipe II, fechada en 1592 que habla de “los tres mojones que están hechos de los términos del Real Manzanares y tierras de esta villa de Madrid y Viñuelas de Arias Pardo” y citada por Gregorio de Andrés Martínez, un dato extraído del trabajo realizado por Araceli Martínez Martínez sobre La Torre de la Parada. Sig BA/38889-5 de la Biblioteca Nacional de Madrid.
Leyendo la historia de la ermita de Los Remedios sita en la carretera de Guadalix de la Sierra y Patrona de Colmenar Viejo, supe de la existencia de que una piedra de determinadas características se hallaba expuesta hace ya tiempo en uno de los laterales, sin saberse a ciencia cierta su procedencia; inmediatamente tomé mi cámara de fotos, en busca de alguna pista que la identificase.
Allí estaba, en uno de los laterales interiores. Después de inspeccionarla pude observar que era una piedra prismática de granito de procedencia muy antigua, a juzgar por el tipo de letras grabadas en dos de sus caras.
Tanto en una como en otra, el autor de lo grabado había dejado un amplio margen o espacio libre de ellas en la parte superior inferior y correspondían a una primera época de su función puesto que el tipo de letra que se grabó de manera más profunda, sobre el margen superior de una de sus caras, respondía a una labra distinta y posterior, sin duda fueron realizadas para otro cometido: señalar los límites de determinadas demarcaciones comarcales.
A partir de este momento surgió la hipótesis de que este formidable sillar irregular, no era otra cosa que uno de los CANTOS que en fechas indeterminada fueron retirados de su lugar de origen y que era uno de los que contribuyeron a que la zona donde se encontraba fuera denominada TRES CANTOS.
A más abundancia, fijándonos en las susodichas letras: “ TER . AVC ”, tal están grabadas, muy bien podía referirse al MOJÓN o HITO que situado en las inmediaciones de la Casa de la Portillera de Tres Cantos, venía a señalar la confluencia de los límites de los TÉRMINOS . ALCOBENDAS VIÑUELAS COLMENAR.
Tal vez algún día, al derribar algún edificio antiguo, o en otro insospechado lugar aparezcan los otros dos, será entonces cuando verdaderamente se pueda corroborar que este CANTO era uno de los “ tres mojones que están hechos de los términos del Real Manzanares y tierras de esta villa de Madrid y Viñuelas de Arias Pardo”, citados en 1592.
Un documento de principios del Siglo XIX, cita a unos paisanos que encontraron en “la colada que llamaban de Biñuelas que se dirige para el sitio de La Parrilla, un carro que abandonado allí estaba, inmediato a el camino que va desde la PUERTA DE TRES CANTOS a incorporarse con el de Burgos a la villa de San Agustín”, se trata de un expediente sobre el arresto de dos hombres en Colmenar Viejo. CONSEJOS, 5514, Exp.12. Agosto 1808, A.H.N., cira que no deja lugar a dudas de la existencia de esta puerta, hecho que corroboran los planos consultados del siglo XIX que señalan con toda claridad la existencia de la LA PORTILLERA DE TRES CANTOS, como una de las que formalizaban las entradas al Monte del Pardo.
Es obvio que la puerta ha desparecido también aunque no es difícil imaginar cual sería su diseño, teniendo en cuenta que todas ellas, salvo la principal de Puerta de Hierro y alguna otra, todas se levantaron siguiendo un mismo diseño, cuando Fernando VI decidió, a mediados del Siglo XVIII poner puertas al Monte del Pardo y ceñirlo de un cinturón de cerca de 100 Km.
De la simple inspección de algunas de las fotografías de portilleras del Monte del Pardo que han resistido el paso del tiempo, podemos deducir con muchas probabilidades que la PORTILLERA DE TRES CANTOS respondía a este modelo.
Es decir una puerta de hierro forjado, flanqueada por dos columnas de sillares de granito rematadas ambas por un bolardo esférico esculpido sobre peana del mismo material. Tal vez en el peor de los casos la fábrica no fuese tan exquisita como pudiera presumirse a la vista de la Portillera de El Goloso, de la cual solamente queda una de sus columnas, pero dada la importancia del paso de Tres Cantos, por donde transitaban arrieros, caleferos y carruageros, esta puerta se asemejara a las primeras entre las que se encuentra también la portillera del Terragal o del castillo de Viñuelas, como hoy se la conoce.
FIN

No comments: