Monday, November 13, 2006



CAMPANAS,
VÍNCULO DE APELLIDO

por Asturquín

Es difícil establecer lazos entre los mismos apellidos a lo largo del tiempo, que aparezcan en distintos lugares geográficos, durante el transcurso de una investigación genealógica. Los documentos escritos diseminados por muy diversos archivos, nos obligan a perder infinidad de horas, buscando entre los legajos polvorientos, con resultados en muchos casos negativos.
Otras veces, indicios que nos hablan de entronques, aparecen de manera insospechada. Este es el caso que trato en este artículo, las campanas son testimonio de vínculos familiares de un apellido leonés, puesto que algunos de los miembros que portaron el mismo pertenecen a una rama que se ubicó en Extermadura, en Plasencia. Indudablemente hay otras vía de investigación para tratar de relacionar estos enlaces familiares, pero éste no es el caso que ahora me ocupa.
Juan Alfonso de Mayorga, Gran Privado del rey Don Pedro, fue Canciller Mayor del sello de Puridad, por los años 1360, y su Embajador y Consejero.
El Capitán D. Diego de Mayorga, estuvo al servicio del rey Don Juan II, participando en la batalla de Higueruela dada el 27 de junio de 1431 contra el rey musulmán de Granada Muley Baudeli Alaycar, Muhammad VIII. En una de las acciones, durante dicha expedición por tierras andaluzas, que se alargaría por espacio de dos años, hostigando a los sarracenos cayó mortalmente herido.
Alfonso Vaca de Mayorga, dispuso en su testamento, con fecha de 8 de julio de 1943, que diez mil maravedís de su legado, fuesen para para pagar la forja de una campana para la iglesia de San Lorenzo, en Sahagún.
Un hijo Pedro Alfonso de Mayorga llevaría a efecto la disposición de su padre, haciendo efectiva esta cantidad de dinero, que por aquella época era una cantidad respetable. Fue muy celebrada la instalación de dicha campana, en aquella comarca, la llamaron “La Jordana”.
Nos falta un dato primordial, conocer las armas de linaje de este apellido, y lo vamos a encontrar precisamente en la capital leonesa, labradas en piedra. Es verdad que conozco las armas de dos ramas familiares pero nos vamos a fijar, en el que para este trabajo nos interesa. Observamos que en una casa blasonada, de la calle Arco de las Ánimas de León, donde dos puntas de lanzas realzadas, en cada uno de los dos campos, delimitados por una barra transversal engolada en cada uno de los extremos por una cabeza de dragón, y una bordura con ocho aspas realzadas, componen el escudo, y sobre el yelmo, un pelícano con dos crías. Sin duda eran las armas de un personaje caritativo y piadoso, pues en heráldica así se significa.
Ahora bien, establecer el tiempo en que llegaron los de este apellido a las provincias extremeñas, resulta imposible, pero al menos sabemos, que el asentamiento de los cristianos en la Transierra Occidental, como así se llamaba, y cuya ocupación resultaba necesaria para consolidar su dominio definitivo sobre la Meseta meridional, comenzó con la conquista de Coria, llevada a cabo por Alfonso VII, en el año 1143, e iban a determinar los primeros establecimientos cristianos en el valle del Alagón.
La Transierra Occidental quedó como como zona de expansión leonesa y a ello dedicarán especial atención los nuevos monarcas; Fernando II y Alfonso IX, y como consecuencia entre los años 1185 y 1186, se funda una población importante con rango de ciudad: Plasencia.
Todos los años, en la plaza del Ayuntamiento de Plasencia, el primer martes del mes de Agosto, se celebraba, no se si aún se sigue celebrando, el denominado Martes Mayor, pata exaltar los valores agrícolas y artesanales de la zona. Todo el mundo tenía ocasión y tiene de observar, que en una de las torres del Ayuntamiento se encuentra la figura del abuelo Mayorga, que hace sonar otra campana mediante una maza, siendo el símbolo de la ciudad y que marca de esta manera las horas.
La campana, de elegante diseño, en letras renacentistas, nos muestra una leyenda: “se hizo esta obra por mandato de los señores justicia y en el año del Señor de mil quinientos y cuarenta y seis. Diego de Bárcenas es el autor de ella: breves dies hominis sunt (los días del hombre son breves) y hut placeat fortuna suo mute ferenda (destruir la mudez de la fortuna).
La denominación de campana de Mayorga, se asocia al abuelo Mayorga, un relojero procedente de Valladolid, pero he aquí la cuestión a la hora de observarla detenidamente,quien la hizo construir, ó que contribuyó en gran medida a su financiación, se despeja con lo siguiente: la firma bellísima mediante dos sellos, nos habla de un personaje relacionado con la familia leonesa, en uno de ellos se reproduce un león rampante de larga cabellera, orlado mediante la leyenda: Vincit leo de tribu iuda, radix david (venció el león a la tribu de Judá. Estirpe de David). El otro muestra un pelícano dando de comer a sus crías con la inscripción : pellicanus solitudinis similis factus sum ( fue hecho de modo semejante al pelícano de la soledad).
No creo andar muy descaminado al suponer se tratase de algún familiar de Fray Diego de Mayorga, de la Orden de San Francisco de Asís, que sobre los años 1450, fue obispo de Badajoz y de Plasencia, embajador del rey D. Juan II.
FIN

1 comment:

jose ramon said...

Hola, soy de Plasencia, y todas estas historias de mi ciudad me interesan mucho y me apasionan. Podría decirme o contarme ¿qué importancia tuvo Plasencia en el nacimiento de Extremadura? ¿Cuando dejó de pertenecer a Salamanca? y ¿cuando perdió con Cáceres en su rivalidad por ser Plasencia la capital de la provincia?
Muchas Gracias